Historia para compartir.

HISTORIA PARA COMPARTIR!!! En el blog encontrarás materiales para complementar el trabajo del aula.

martes, 1 de mayo de 2012

Neolítico - Paleolítico_ Actividad

1.- Lee atentamente el texto y averigua el significado de las palabras que no conoces.
2.-  Identifica y señala los párrafos que hacen referencia al paleolítico y los párrafos que hacen referencia al neolítico y subraya en cada uno una frase o palabra que te indica al período a que corresponde.
3.- Explica con tus palabras el significado de la oración “la carne que comía se almacenaba “en pie” y el grano en silos o grandes  tinajas”
4.- Explica por qué dice el autor que “quedaba tiempo para cosas diferentes” y ¿cuáles eran esas cosas para las que quedaba tiempo?
5.- Enumera las actividades económicas que comienzan a realizarse en el neolítico.
“El historiador Gordon Childe emplea la palabra revolución debido al cambio radical que sufrieron los hombres en sus hábitos y costumbres. Los recolectores de alimentos –es decir, cazadores, pescadores y buscadores de bayas y nueces- tenían que vivir en pequeños grupos o conjuntos, ya que deberían estar listos para movilizarse dondequiera que su fuente alimenticia se trasladara. No son muchas las personas que pueden alimentarse de esta manera en una zona y, por otra parte, los niños pequeños y los ancianos constituyen una carga. No hay suficiente alimentos como para almacenarlo, además que no suele ser el tipo de alimento que puede ser guardado largo tiempo.
Advertirá el lector cómo todo esto encaja dentro de un cuadro: vemos pequeños grupos de hombres que viven ya en esta caverna, ya en aquella –o bien al aire libre- según se movilizaran tras de los animales que cazaban; no existían poblados permanentes, cuando mucho unas cuantas chozas semienterradas; no había utensilios rompibles; ni cerámica; ni huellas de nada que sirviese como ropa, a excepción de los utensilios que probablemente se usaban para acondicionar las pieles de los animales; no había  tiempo para pensar en otra cosa que no fuese el alimento, protección y el deshacerse de los muertos cuando la muerte llegaba. Un hombre que se pasa la vida siguiendo a los animales sólo para matarlos y alimentarse, o yendo de un terreno de bayas a otro, realmente lleva la vida de un animal.
Frente a este cuadro permítaseme trazar otro: el de la vida del hombre a partir de que se inició la producción de alimentos. La carne que comía se almacenaba “en pie” y el grano en silos o grandes  tinajas. Vivían en una casa más o menos permanente, valía la pena construirlas, ya que no podía alejarse demasiado de sus campos y rebaños. En las inmediaciones podía producir el suficiente alimento y criar suficientes animales de manera que mucha gente se mantenía ocupada. Todos vivían en una aldea que tenía ya un buen tamaño y además seguía creciendo. Todos tenían más que comer; posiblemente todos eran más fuertes y había más niños. Los niños y ancianos podrían pastorear los animales durante el día o ayudar en el trabajo menos pesado en los campos. Después de que las mieses habían sido cosechadas, los hombres jóvenes podrían salir de caza y algunos a pescar, pero el alimento que traían era complemento del de la aldea, aunque los cazadores y pescadores regresaban con las manos vacían sus habitantes no morían de hambre.
También quedaba tiempo para cosas diferentes. Los hombres aprendieron a modificar la naturaleza. Hicieron objetos de alfarería con arcilla cruda y textiles con cabellos o fibra. Los que eran buenos alfareros cambiaban sus ollas por comida y dedicaban todo su tiempo a la alfarería. Otros aprendían a tejer telas o a hacer nuevos utensilios.
Otras cosas cambiaban también. Los habitantes debieron ponerse de acuerdo sobre nuevas reglas para vivir juntos, el hombre más importante de la aldea tenía problemas diferentes a los del jefe de un pequeño grupo de recolectores de alimentos. Hasta los dioses habían cambiado: los espíritus y la magia que habían utilizado los cazadores no les servían para nada a los aldeanos. Necesitaban dioses que cuidaran de los campos y los rebaños…”
Braiwood, R, El hombre prehistórico.
Tomado de Pensar la Historia 1. Cuaderno de ejercicios pág. 33


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.